FIEL Intl. VI: DECLARACIÓN TAMPA 2015

FRATERNIDAD DE EDUCADORES Y LÍDERES – FIEL VI

IGLESIA DE DIOS

 Siendo sensibles a los cambios que la sociedad contemporánea experimenta en todos sus ámbitos y a la creciente demanda del ser humano actual por respuestas a sus preocupaciones últimas; líderes administrativos, educadores y pastores de la Iglesia de Dios de América Latina y de la hispanidad de los Estados Unidos, reunidos en Tampa, Florida, desde el 06 al 07 de agosto de 2015, con el fin de reflexionar y proponer estrategias pastorales para enfrentar los desafíos contemporáneos de nuestra fe evangélica, TESTIFICAMOS que: 

1.   Los principales signos de la realidad humana actual son: el caos existencial que ha llevado al ser humano a una profunda crisis de identidad y valores, la amenaza generalizada de la injusticia estructural que corrompe nuestras sociedades, y la pérdida del sentido comunitario que ha provocado una crónica individualización y deshumanización.

2.   La situación de nuestra humanidad y sociedades, ha traído consigo una ineludible aparición de alternativas de búsqueda de sentido, sobretodo religiosas, como los movimientos cristianos emergentes; un cambio paradigmático en la comprensión de la vida y el mundo, sobretodo en las nuevas generaciones; una concepción distinta de la vocación y el trabajo; y la configuración de nuevos códigos comunicacionales.

3.   El mundo actual, entendido como el sistema complejo de vida donde habita el ser humano, regido por una serie de estructuras de todo tipo, es el campo de misión de la iglesia que procura la transformación del ser humano y su realidad.

4.   El evangelio de Jesucristo es la alternativa para la salvación del ser humano de su realidad caótica y que la iglesia es la encargada de proclamarlo sin postergación ni exclusión, bajo el poder del Espíritu Santo.

Por tanto, RECONOCEMOS que las personas que lideran la iglesia, en todas sus multiformes expresiones, fueron elegidas por Dios para guiar a su pueblo salvado al cumplimiento de su misión liberadora en el mundo. En nuestro caso específico, los pastores y líderes de la Iglesia de Dios, en todos sus contextos y niveles, han sido elegidos por Dios, para enfrentar y responder, desde la fe, a los desafíos contemporáneos de la sociedad latinoamericana global. Para esto, AFIRMAMOS que son imprescindibles las siguientes acciones:

1.   Reconstruir nuestra identidad cristiana evangélica, basada en el testimonio de la Palabra de Dios y confirmada por la acción presente del Espíritu Santo, que nos ha permitido vivir nuestra insigne experiencia pentecostal. Para que cumplamos la misión transformadora y liberadora de Dios, encarnándonos en nuestra realidad, como lo hizo Jesucristo, y para que también nos distingamos de otras manifestaciones religiosas o de otra índole, a las que no juzgamos, siempre y cuando no lastimen la dignidad del ser humano. Recordando que la violación de cualquier aspecto de la libertad humana nos debe llamar a la denuncia y corrección, por nuestra naturaleza profética.

2.   Incluir intencionadamente a la niñez, adolescencia y juventud en la dinámica de vida de nuestras comunidades eclesiales, históricamente construidas bajo la influencia de paradigmas caracterizados por la hegemonía del adulto, para reproducir más fielmente la comunidad del Reino de Dios predicado por Jesucristo y así responder a las demandas actuales de nuevos modelos sociales más participativos e inclusivos. Dispuestos a cambiar nuestros modelos jerárquicos, por comunidades donde los niños, adolescentes y jóvenes puedan hacer escuchar su voz y ser personas dignas.

3.   Establecer un nuevo sistema de ejercicio ministerial en nuestra Iglesia de Dios, que responda a la exigencia de una sociedad que ha rediseñado su idea de vocación y trabajo. Re-educando a las iglesias locales para que acepten nuevos modelos pastorales y desafiando a los pastores a cumplir cabalmente su tarea misional, obedeciendo al llamado de Dios.

4.   Diseñar nuevos métodos de comunicación de las verdades de la Palabra de Dios, que sean entendidos y aceptados por las personas que viven en este mundo que constantemente configura nuevos códigos comunicacionales. Sin alterar el deseo manifiesto de Dios por salvar a la humanidad. Para esto, debemos optar por recursos contemporáneos, logrando que nuestra predicación sea de mayor impacto y muestre claramente la alternativa de una vida de santidad como la opción que hoy necesitamos.

Por lo expuesto, teniendo a Dios como autor de nuestra entera obediencia y devoción y a América Latina y a la hispanidad de los Estados Unidos como campo de nuestra misión, nos COMPROMETEMOS a cumplir la tarea  de proclamar el evangelio de salvación, que Jesucristo nos encargó, en todo tiempo y lugar, sobretodo en el contexto en el que vivimos. Nos COMPROMETEMOS a reconocer oportunamente el signo de los tiempos y generar los cambios necesarios en el ejercicio de nuestro propósito como iglesia. Nos COMPROMETEMOS a renunciar a viejos paradigmas de desigualdad e injusticia, para aceptar con igualdad de oportunidades en nuestra comunidad, a todo aquel que confiese que Jesucristo es su salvador.   

Todo lo vivido en este tiempo que Dios mismo diseñó, queda registrado de manera sucinta y certera en esta DECLARACIÓN.

Confiamos en el amor del Padre, tenemos nuestra fe en Cristo y vivimos en la esperanza del Espíritu Santo.

 

Tampa, 07 de agosto de 2015


INTERNATIONAL FELLOSHIP OF EDUCATORS AND LEADERS– FIEL VI

CHURCH OF GOD

Being responsive to the changes that contemporary society is experiencing in all its areas and responding to the concerns and growing demands of individuals, we the Hispanic administrative leaders, educators, and pastors of the Church of God in Latin American and the United States gathered in Tampa, Florida, from August 6 – 7, 2015, in order to reflect and propose pastoral strategies to deal with contemporary challenges of our evangelical faith. WE TESTIFY that:

1.    The main signs of the current human reality are the existential chaos that has led man to a deep crisis of identity and value, widespread threat of structural injustice that corrupts our societies and sense of community, which has caused a chronic individuation and dehumanization.

2.    The situation of our humanity and societies has brought an inevitable emergence of alternative search for meaning, especially religious and emerging church movementsa paradigm shift in the understanding of life and the world, especially in the new generationsa different conception of the vocation and work; and configuration of new communication codes.

3.    The current world, understood as the complex system of life which inhabits the human being governed by a series of structures of all kinds, is the mission field of the church that seeks the transformation of man and his reality.

4.    The gospel of Jesus Christ is for salvation for the human being and his chaotic reality, and the church is commissioned to proclaim it without delay or exclusion under the power of the Holy Spirit.

Therefore, we recognize that the people leading the church in all its manifold expressions were chosen by God to fulfill its liberating mission in the worldIn our specific casethe pastors and leaders of the Church of God, in all contexts and levels, have been chosen by God to confront and respondin faithto contemporary global challenges of the Latin American society. For this, we affirm that the following actions are essential: 

1.    Rebuild our evangelical Christian identitybased on the testimony of the Word of God and confirmed by the present action of the Holy Spirit that has enabled us to live our Pentecostal experienceIn order to fulfill the transformative and liberating mission of God, incarnating in our reality, as did Jesus Christ, and to also distinguish us from other religious events or otherwise, which do not judge, provided it does not hurt the dignity of the human being. Keep in mind that upon violation of any aspect of human freedom, because of our prophetic nature, we are called upon to denounce and correct it.

2.    Include childhood, adolescents, and youth in the dynamics of the life of our church communitieshistorically constructed under the influence of paradigms characterized by the hegemony of the adult, to more faithfully reproduce the community of the kingdom of God preached by Jesus Christ, and to respond to current demands for new, more participatory and inclusive social models. Be willing to change our hierarchical models for communities where children and young people can make their voice heard and to be worthy people.

3.    Establish a new system of ministerial exercise in the Church of Godwhich meets the requirement of a society that has redesigned its idea of vocation and work. Re-educate local churches to accept new pastoral models and challenge pastors to fulfill their missionary tasks in obedience to God’s call.

4.    Design new methods of communication of the truths of the Word of God, which are understood and accepted by people living in this world which constantly sets new communication codes without altering the manifest desire of God to save humanity. For this, we must opt for contemporary resources, making our preaching of greater impact, and clearly showing the alternative of a life of holiness as the option we need today.

For these reasons, having God as the author of our entire obedience and devotion and Latin America and the Hispanic United States as our mission field, we commit to fulfill the task of proclaiming the gospel of salvation that Jesus Christ is forever present, especially in the context in which we live. We commit to timely recognize the signs of the times and generate the necessary changes in the performance of our purpose as a church. We promise to give up old paradigms of inequality and injusticeto accept equal opportunity in our community, and to confess that Jesus Christ is Savior of the world.

We recognize that we live in a time which God himself designed, and which is recorded in a succinct and accurate way in this DECLARATION.

We trust in the love of God, we have our faith in Christ, and live in hope of the Holy Spirit.

Tampa, August 7, 2015

FIEL Internacional VI 2015

FIEL USA/Internacional 2015

Durante los días 6 y 7 de agosto se celebró la cumbre de la Fraternidad Internacional de Educadores y Líderes de la Iglesia de Dios, FIEL 2015. El lugar del evento fue Tampa, Florida, siendo anfitriona la Región Hispana del Sureste. Estableciendo pautas como un evento histórico en su clase, por primera vez nos unimos líderes, educadores y pastores de la Iglesia de Dios en Latinoamérica y latinos de Estados Unidos para dialogar, reflexionar y pautar posibles alternativas de soluciones sobre temas relevantes para el cuerpo ministerial de la Iglesia de Dios. El tema fue Desafíos pastorales para el siglo XXI. FIEL 2015 sobrepasó por mucho las expectativas de asistencia contando con una asistencia total aproximada de casi 600 personas de toda Latinoamérica y la comunidad hispana de Estados Unidos. El evento de FIEL 2015 sirvió como antesala del Congreso Nacional Hispano durante las noches y mañana del sábado 8 contribuyendo a preparar el ambiente espiritual de hermandad y adoración entre todos los participantes.

La metodología del evento presentó nuevas maneras de aprender en consenso y unidad acerca de cómo dinamizar los procesos de la misión global de la iglesia. Entre los métodos utilizados figuran: la discusión y reflexión de mesa redonda, recopilación de insumos a través de plantillas con preguntas reflexivas dirigidas, entrevistas testimoniales relacionadas con los temas desafiantes, plenarias generales, entre otros. Cada sesión culminó con una oración estratégica llevada a cabo de diversas maneras. Tanto los temas como las dinámicas de análisis de su contenido motivaron al pastorado (por primera vez convocado) a comenzar a cambiar paradigmas sobre cómo alcanzar a las generaciones emergentes, cómo testificar de una santidad integral relacional a través de los sermones, entre otros aspectos cruciales para cumplir con la misión de nuestro Señor Jesucristo. Las conferencias principales y reflexiones bíblicas fueron expuestas por especialistas en la temática designada por teólogos, educadores, obispos administrativos, pastores bi-vocacionales de excelencia, entre otros.

FIEL 2015 fue un evento de naturaleza educativa, pastoral, multicultural que sirvió para empoderar a ministro pastor con herramientas bíblicas y prácticas. El Comité Timón organizador estuvo compuesto por el Dr. Ángel Marcial, Dr. Enrique A. De Jesús, Dr. David Ramírez, Dr. Francisco Jiménez, Dr. Fidencio Burgueño, Dr. Luis Rodríguez y el Dr. Rigoberto Ramos. FIEL 2015 se engalanó con la participación de líderes eclesiásticos como el Dr. J. David Stephens, Dr. Tim Hill, Dr. John Childers, Dr. Ken Hill, Dr. Ishmael Charles, entre otros. Todos los comentarios de reacción han sido positivos: “extraordinaria conferencia”; “una nueva manera de aprender”; “necesitamos más ambientes como estos para la discusión”;  “enriquecedor, revelador y desafiante”; “necesitamos una iglesia más preparada”; “tomando tiempo para orar”; “simplemente, estuvo fenomenal”; “estamos pasando un tiempo bendecido”; “felicitaciones…”.

Todavía estamos recibiendo palabras motivadoras y de felicitación por Twitter @FielUSAorg o facebook.com/FielUSA. ¡A Dios sea toda gloria, honra e imperio!

– Por Enrique A. De Jesús

FIEL Internacional VI 2015: Anuncio por Enrique A. De Jesús

¡Todavía estamos aceptando registros! Las entradas para la conferencia no han subido de precio, aprovecha y regístrate hoy en FielUSA.org, donde podrás evitar las filas, imprimiendo tu boleto hoy.

Organizado por Ministerios Educacionales Hispanos de la Iglesia de Dios (USAMEH) y las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios en Latinoamérica (IDDLA). No te lo pierdas.

Ir a FielUSA.org »