“MIP” Tradicional en español

¡Saludos en el glorioso nombre de nuestro Señor Jesucristo!

Me remito a ustedes para comunicarles una maravillosa noticia de avance en cuanto a los programas en español de formación y educación ministerial en Estados Unidos y Canadá. El martes, 15 de enero de 2019, recibimos la grata comunicación de parte de nuestro liderazgo de educación consistente en que a partir de enero 2019, USAMEH comenzó a administrar y dirigir el programa original/tradicional en español del “MIP” (Programa Ministerial Supervisado).

Como es del conocimiento de muchos, dicha traducción al español del programa “MIP” es un legado que ha sido administrado desde el 1995 por nuestro departamento hermano de Ministerios Hispanos (División de Evangelismo y Misiones en Estados Unidos) que dirige el Dr. Carlos Morán. Después de varias reuniones y diálogos, finalmente nos ha tocado correr con gracia esta milla adicional en el ministerio educativo.

El “MIP” tradicional será reproducido, manejado y puesto a la venta por el departamento de USAMEH. Ya hemos comenzado a recibir pedidos para nuevos grupos de estudiantes hispanos, no sólo de las regiones hispanas sino también de contextos de administración anglo. Próximamente, les estaremos proveyendo más información con respecto a las cuotas y precios.

Desde ya nos hemos propuesto revisar el programa. Para tramitar graduaciones de estudiantes actuales, pueden seguir comunicándose con la Rvda. Débora Ortiz, en Ministerios Hispanos. USAMEH iniciará su gestión 2019 con nuevas admisiones de alumnos. Deseamos continuar dándoles un servicio de excelencia en pro de la formación ministerial de nuestros laicos y ministros con poca o ninguna preparación ministerial/teológica.

Cualquier duda, pregunta o sugerencia, estamos a su servicio en Cristo Jesús, Señor nuestro.

 

Enrique A. De Jesús, Ph.D. Director Nacional Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá

Proclamadores de vida

Por Enrique A. De Jesús

El pecado acarrea condenación y muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Antes estábamos muertos en delitos y pecados, pero ahora que hemos tenido un encuentro personal con el Redentor de la humanidad, nos ha reconciliado con Dios, ha traído paz y esperanza. Él prometió acompañarnos “todos los días y hasta el fin del mundo.

En esto consiste el destino final prometido a los que son fieles a Dios, en que reconociendo al Hijo de Dios como el Ungido enviado por el Padre celestial para perdonar todos los pecados, somos nacidos de nuevo por el agua y el Espíritu de Dios. La operación de limpieza de corazón y santificación continua efectuada por el Espíritu Santo nos hacen aceptables delante de Su presencia. De esta manera, le podemos proclamar tal y como Jesús le llamaba con cariño, además de respeto reverencial, “Abba Padre” (i.e., amado o querido Papito Dios). Igualmente, somos empoderados por Su presencia y autoridad para proclamar el mensaje de salvación y vida nueva en Cristo Jesús Señor nuestro.

Es interesante el hecho consistente en que si nosotros no cumplimos con tan Gran Comisión que nos ha sido delegada por gracia divina, entonces, hasta las piedras podrían hablar (Lc. 19:40). Esto no se refería literalmente a la acción de piedras emitiendo voces o clamores; más bien se refiere a un testimonio simbólico que destila de los monumentos de piedra que el pueblo escogido por Dios dejaba en algún lugar. Dicho testimonio mostraba dónde el Señor se les había revelado con algún prodigio, maravilla o milagro, o algo maravilloso que Dios había permitido construir para su gloria y honra.

En forma paralela a las piedras, la misma naturaleza sirve como instrumento de Dios para testificar de Su plan de amor en rescate de la humanidad. Esto se puede observar en la duración de las estaciones anuales del invierno y la primavera. Según el punto de vista astronómico de una enciclopedia libre en internet (i.e., Wikipedia), el solsticio de invierno se ubica en el hemisferio norte comenzando aproximadamente el 22 de diciembre y culminando con el equinoccio de verano el 21 de marzo; y en el hemisferio sur sería entre el 21 de junio hasta el 21 de septiembre.

Como hemos visto anteriormente, en ambos hemisferios la transición de la estación o época de invierno a primavera es de tres meses. El numera 3 tiene un significado importante en la numerología teológica judía. Algo que es realizado tres veces es considerado como permanente (el concepto aquí es Jazaká). El numeral 3 representa permanencia y estabilidad. También significa paz e integración representando la unión entre el 1 y el 2. Son tres las personas divinas de la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Son tres las dimensiones que componen la integridad del ser humano: alma, cuerpo y espíritu. Fueron 3 los días que el cadáver de Jesús estuvo en la tumba. Fueron 3 los días de cumplimiento en que el Hijo de Dios resucitó entre los muertos. Consecuentemente, pienso que la misma naturaleza parece esperar, clamar y testificar ardientemente del momento en que la gloria de Dios, preparada para los redimidos, se manifieste en sus hijos (Ro. 8:18-22).

Es curioso cómo Dios, el soberano, dueño y Señor Creador del Universo, hizo todo de tal manera que expresara de su amor sublime por todos nosotros. La misma naturaleza sirve a los propósitos de la misión divina de exaltar, adorar, y testificar de la fidelidad de las promesas del Creador para todos los que le reciban en su corazón.

Me parece que no podemos permitir que sólo la naturaleza o las piedras testifiquen del plan redentor de nuestro Dios. No podemos permitir que nada ni nadie nos quite nuestra encomienda dada por Dios. En este tiempo, no podemos darnos el lujo que otros hagan lo que Dios nos ha llamado a hacer: “Id por todo el mundo y predicad este evangelio a toda criatura…” (Mr. 16:15); “…id, y haced discípulos a todas las naciones…” (Mateo 18:19).

Si las piedras y la naturaleza son proclamadores del amor de Dios, cuánto más nosotros debemos cumplir con la misión de Cristo para su iglesia…En este mes en que se avecina la celebración de la Semana Mayor o Semana Santa, sirvamos al propósito de Dios, cumplamos su misión mientras estemos aquí, y vivamos fielmente ante Él como proclamadores de vida.

FIEL USA 2019: Una voz de esperanza educativa hacia la integración y globalización de la misión de la iglesia pentecostal

FIEL USA, acrónimo para la Fraternidad Internacional de Educadores y Líderes, es una entidad de alcance educativo del Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá ubicado en las Oficinas Internacionales en Cleveland, Tennessee. FIEL USA 2019 sentó pautas importantes que sirvieron de referentes cruciales para la realización del Foro Global Latino celebrado en Mesquite, Texas durante julio 31 al agosto 3 del corriente año. Bajo el tema central Redefinición: Una iglesia pentecostal que apunta hacia una misión integrada y global, varios educadores y teólogos hicieron presentación de trabajos de investigación acerca de la realidad eclesiástica en el contexto hispano/latino de Estados Unidos.

Cerca de 200 delegados estuvieron presente. El formato consistió en momentos de devoción y oración intercesora con enfoque en los asuntos a discutir, monografías académicas en torno a los conceptos del tema central, panel de discusión socializada con los conferenciantes, y una dinámica muy particular de este evento, los diálogos de reflexión en mesas redondas. Esto da la oportunidad a todos de tener una voz para argumentar sobre los tópicos presentados. Todos los recursos fueron ministros muy preparados, bien informados y fundamentados en las Sagradas Escrituras.

El simposio educativo marcó una pauta histórica al tratar de ofrecer alternativas genuinas y alcanzables acerca del futuro de nuestra amada Iglesia de Dios. Desde un aproximamiento educativo con fundamentos teológicos, sociales, ministeriales, en fin, multidisciplinario en su naturaleza, los conferenciantes, pastores, educadores, líderes, y todo el pueblo de la Iglesia de Dios que estuvo presente, se reunió para comenzar a poner en acción un verdadero cambio relevante tan necesario de acuerdo con los desafíos de los tiempos y grupos generacionales.

FIEL USA 2019 fungió como una plataforma de diálogo e interpretación en mesas representando la igualdad de todos los miembros de la iglesia de Cristo. Tofos los ministros y laicos se sentaron para compartir apasionada y respetuosamente sus interpretaciones ante asuntos desafiantes que surgieron durante la pasada Asamblea General Internacional 2018. De manera inteligente, sabia, prudente, y armoniosa se consensuó diversas posiciones bíblico-teológicas sobre asuntos como: el concepto de obispo ordenado y su uso; el ministerio y liderazgo de la mujer; la internacionalización de la iglesia; entre otros. En una atmósfera de silbido apacible del Espíritu Santo, los delegados intercambiaron su sabiduría fundamentada en la Palabra de Dios acerca de lo que toda la membresía de la Iglesia de Dios requiere hacer para cumplir efectivamente con el Compromiso “FINISH”.

Este FIEL USA 2019 representó uno de los sueños cumplidos del Dr. Enrique A. De Jesús, presidente de dicha entidad, pues por en esta ocasión las ponencias y presentaciones han sido solicitadas por nuestro Comité Ejecutivo Internacional para usar su contenido integral como suplemento a las expresiones del Foro Global Latino celebrado después de la cumbre educativa. Esto ayudará a sentar bases sólidas en el proceso de reestructuración de nuestra iglesia.

Acerca de este FIEL USA 2019, el Dr. David Ramírez comentó: “Extraordinaria cumbre de FIEL USA 2019 donde destacados teólogos y teóloga ofrecieron tres contundentes ponencias que gatillaron la reflexión y el diálogo sobre el liderazgo de la mujer, la internacionalización de la iglesia y la migración como instrumento de misión”.

Damos toda gloria y honra a Dios por lo que está haciendo y hará para que la Iglesia de Dios continúe avanzando de manera relevante y puntual en el cumplimiento de la Gran Comisión de nuestro Señor Jesucristo y su alcance global.

 

El arte de escuchar

Por Noemí García Sánchez y Enrique A. De Jesús

Somos seres sociales, por lo que las personas necesitamos comunicarnos. La comunicación es el proceso que permite dar o compartir ideas, lo que optimiza la experiencia personal desarrollando al máximo nuestras habilidades. Entonces, ¿cuál es realmente la dificultad dentro de la comunicación?

 

En ocasiones, tal parece que en nuestra labor como maestros en la Escuela Bíblica no logramos llevar el mensaje a nuestros alumnos. Consideremos que en la comunicación es tan importante lo que se dice (comunicación verbal) como lo que no se dice (comunicación no verbal). Lo que se puede poner en palabras es verbal y es el medio más utilizado para comunicarnos objetivamente, mientras que lo no verbal se compone de los gestos que expresan estados anímicos y actitudes personales. Los gestos de afecto y desaprobación influyen sobre nuestra conducta y nos van formando como individuos. Ahora bien, ¿escuchamos lo que se está hablando? ¿Nos escuchamos a nosotros mismos?

 

Oír y escuchar son dos conceptos distintos. Durante el día se oyen muchas cosas, pero mjuy probablemente se escucha poco.  Escuchar significa prestar atención a lo que se oye”, mientras que oír es percibir con el oído los sonidos”. ¿Cuántas veces te has quitado el teléfono de la oreja cuando una persona, un amigo o familiar te habla para contarte sobre un problema o inquietudes que está expresando? Saber escuchar es un hecho activo que conlleva un proceso fundamental para una comunicación eficaz. Saber escuchar es difícil, ya que exige dominio de uno mismo e implica atención, comprensión y esfuerzo por captar el mensaje del otro. Significa dirigir nuestra atención hacia el otro tratando de separarnos por un momento de nuestros propios prejuicios personales (que todos los tenemos), penetrando en su entorno de interés y marco de referencia.

Escuchar es una habilidad que requiere apertura, claridad y deseos de comprender. El balance entre saber escuchar y saber hablar produce el diálogo. ¡Cuán importante para nuestra labor como maestros es esta palabra que conlleva una acción profunda de entendimiento! Escuchar nos hará aprender más cosas en el camino que simplemente hablar. Uno de los mayores errores que cometemos en el área de la enseñanza es creer que los maestros sólo enseñan sin tomar en cuenta que los alumnos les pueden mostrar una infinidad de verdades que aún no conocen. Esto sucede al escucharlos.

Nuestro Señor Jesucristo no dio el ejemplo de escuchar a las gentes, especialmente los que tenían alguna necesidad de salud o salvación. Su intención siempre fue y es la de ponerse en el lugar de la persona necesitada, entenderla, hacerla sentir aceptada y digna de ser atendida. Luego, procedía frecuentemente a preguntarle a la persona con interrogantes dirigidas a una autoevaluación de la necesidad real. Ejemplo de esto lo podemos apreciar en varios encuentros entre Jesús y las personas de los pueblos donde ministraba.[1]

Hay que aprender a escuchar a nuestros alumnos para que nuestros conocimientos y experiencias puedan tener un impacto positivo en el caminar de ellos; entender que no es sencillo convertirse en el destinatario principal de sus ideas. Debemos separar un tiempo específico para asumir el papel de receptor. Solo así podrán mejorar nuestros procesos, expectativas y habilidades dentro de la enseñanza de la Palabra de Dios. Solo así estaremos modelando una de las destrezas más importantes que todo maestro cristiano debe modelar.

Entonces, también es necesario enseñarlos a escuchar partiendo del ejemplo personal como modelo de comunicador eficiente que posee dominio de las habilidades comunicativas; proponer actividades que favorezcan el aprendizaje adecuado para desarrollar la habilidad de escuchar y que esta se convierta en un hábito. Durante la clase, es indispensable la motivación constante para lograr una plena atención. Hay que propiciar el buen entendimiento de todas las partes de los procesos de enseñanza-aprendizaje de tal forma que surja un diálogo maestro – alumno y entre los propios estudiantes, favoreciendo la participación de todos. El maestro debe habituarlos a mantenerse en silencio cuando los otros hablan, a no interrumpir, a solicitar la palabra y esperar su turno para expresarse, a mostrar atención e interés hacia lo que dicen los demás.

Vivimos en una sociedad en la que muchas personas necesitan ser escuchadas. Al ser capaces de escuchar se abre la puerta de la comunicación. Es importante no subestimar la capacidad de escuchar como maestros. ¡Practiquemos la capacidad de saber escuchar!

 

[1] En Marcos 10:46-52, se registra el clamor del ciego Bartimeo cuando escuchó que Jesús iba por uno camino de salida de Jericó. Cuando le trajeron al ciego, Jesús le pregunta “¿Qué quieres que te haga?”. Lo interesante es que viendo la condición física que limitaba su visión, Jesús vio más allá de su aparente necesidad física; miró su corazón.

Alianza interisntitucionales de la Iniciativa de Educación Global

Alianzas interinstitucionales de la Iniciativa de Educación Global: Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos, SEMISUD y SEBIME

Por Dr. Enrique A. De Jesús

Director Departamento Ministerios Educacionales Hispanos en USA

El jueves, 31 de agosto de 2017 el Dr. David Ramírez, Tercer Asistente al Supervisor General de la Iglesia de Dios y Director Ejecutivo de la División de Educación junto el Dr. Otoniel Collins, Director de Campo en Latinoamérica plasmaron sus firmas en los dos documentos de entendimiento educativo por el liderazgo representativo de varias instituciones y entidades educativas latinas de la Iglesia de Dios a nivel global.

Uno de los acuerdos entre USAMEH y el Seminario Sudamericano en Quito, Ecuador, resalta la administración conjunta de un programa online práctico (módulo de enriquecimiento) en Plantación de Iglesias. El otro acuerdo entre USAMEH y el Seminario Bíblico en México, responde a necesidades de equivalencias y transferencia de créditos además de la continuación de estudios a nivel superior. Estos y otros desafíos emergen a raíz de la movilización de grupos migratorios hispanos a dichas zonas circundantes de México. La meta principal de estas alianzas consiste en unificar ofrecimientos de las instituciones educativas de la Iglesia de Dios a nivel global para intercambiar recursos humanos y materiales, fortalecer relaciones interpersonales e interinstitucionales de la denominación, y fomentar la integración curricular enfocada hacia ministerios especializados.

Los acuerdos firmados son un paso de acción estratégica según el Compromiso FINAL contextualizado a la educación hispana en Estados Unidos de América y otros países latinos. Representa otro fruto del digno esfuerzo en equipo de Ministerios Educacionales Hispanos y colegas presidentes de instituciones hermanas de la Iglesia de Dios en Latinoamérica. ¡A Dios sea toda gloria, honor y majestad expresado a través de la unidad de su pueblo para extender la buena noticia de su Reino en esta tierra!

El Dr. Enrique Adrián De Jesús, director del Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá (USAMEH) fungió como testigo.

El Cambio es necesario

El cambio es necesario

Por Enrique A. De Jesús

Cuando algo o alguien actúa de manera diferente a la usual, se dice frecuentemente que ha ocurrido un cambio en su conducta u operatividad. Muchas cosas pueden cambiar. Por ejemplo, el ser humano puede cambiar su manera de pensar; su manera de vestir, su forma de comportarse frente a las personas (dependiendo quiénes sean), entre otras posibilidades. En ocasiones, el cambio puede ser intencional o puede ser incidental, o sea, a consecuencia de algún evento particular que marca la urgente, necesaria o esperada redirección cara a asuntos desafiantes de la vida.

Recientemente, varias zonas del Caribe y Estados Unidos de América han experimentado huracanes. Para los que hemos estados monitoreando su trayectoria y función, el huracán es un fenómeno natural que representa una amenaza aparente para las personas que lo experimentan. Hemos visto en las noticias las consecuencias funestas y dolorosas provocadas por el embate de los huracanes que ha transcurrido por las ciudades de Houston, estado de Texas, las islas del Caribe, y el estado de Florida, inclusive de otras áreas circunvalantes. Para los que hemos estado en zonas donde han pasado huracanes, el ambiente parece desolador, desesperanzador y aterrador.

Por otro lado, el huracán provoca varios cambios en el entorno por donde pasa. Dichos cambios son necesarios y casi nunca se aprecian porque la mayoría de las personas o desconocen sobre el tema o no pueden ver físicamente sus implicaciones. Una noticia del “Weather Channel” (Canal de televisión sobre el clima) menciona varios ejemplos sobre los cambios necesarios y positivos de un huracán: 1) Los vientos llevan lluvia a áreas que están peligrando por sequía; 2) Deshacen bacterias y algas rojas oceánicas (i.e., son unas plantas tóxicas que dañan la salud de las personas, los peces, aves, entre otros organismos); 3) Provee balance al calentamiento global (ayudan a que los glaciares no se derritan, traen equilibrio movilizando el calentamiento ecuatorial); 4) Abastecen barreras de arena para las islas; 5) Abastecen y distribuyen semillas de plantas para las tierras. Estos ejemplos son unos pocos pues la lista no es limitada.

En mi intento por contextualizar lo previo, el cambio es necesario cuando algo no está funcionando en la iglesia o el ejercicio de los ministerios. A lo largo de los 34 años de ministerio que Dios me permitido disfrutar para la gloria de Su nombre, he escuchado muchos discursos, conferencias y foros cuyos objetivos principales apuntan hacia la realización de un cambio en alguna dinámica ministerial. Por ofrecerles un ejemplo concreto, durante muchas décadas se ha estado funcionando en muchas iglesias (no en todas) el paradigma de evangelización de transmigración. Esto consiste básicamente en hacer eventos especiales dentro de los templos, invitando a personas que ya conocen a Cristo como Salvador personal, y que en su mayoría son miembros de otras congregaciones. Después de la actividad, muchos de estos miembros, se mueven a una iglesia que supuestamente se está plantando en cierto lugar.

De repente, se planta una iglesia con miembros de otras, resultando la evangelización en una de transmigración de membresía en vez de un proceso de verdadero rescate de almas perdidas sin esperanza ni salvación. “De cierto, de cierto os digo” (Jesucristo en la Santa Biblia) que realmente no se ha cumplido con la Gran Comisión, ni se ha plantado una nueva iglesia. Esto denota la necesidad de un cambio de pensamiento, de sentir, y de acción para cumplir dicha Gran Comisión.

Aunque podría parecer un poco radical mi ejemplo anterior, es una realidad innegable en muchos contextos, particularmente de Estados Unidos. Si embargo, esta breve reflexión nos lleva a reiterar y confirmar que hace falta un cambio en nuestros paradigmas tradicionalistas, los que no funcionan. El huracán parece algo indeseable y que hasta muchos piden la oración para que se disipe. No obstante, verdaderamente es un mal necesario que traerá renovación y balance.

De la misma manera, nuestro Señor Jesucristo dijo que era necesario que sus seguidores, creyentes, ministros, e iglesia pasaran por diversas pruebas para que nuestra fe sea perfeccionada como el oro y aprendamos a depender de Él enteramente y para siempre. La dinámica de las pruebas y las tribulaciones sientan las bases para que en medio de la tormenta vemos el cambio positivo que Dios desea hacer en nosotros, nuestro entorno y su iglesia. ¿Con qué propósito? Para alcanzar al perdido con un testimonio verdadero de fe sencilla; para predicar con denuedo y solidez su Palabra; para libertar a los cautivos de corazón y espíritu, así como nosotros estábamos en el pasado cuando el Espíritu de Dios no habitaba en nosotros; para experimentar Su Año agradable (Lucas 4). Por tanto, culmino repitiendo, el cambio es necesario…

FIEL Intl. VI: DECLARACIÓN TAMPA 2015

FRATERNIDAD DE EDUCADORES Y LÍDERES – FIEL VI

IGLESIA DE DIOS

 Siendo sensibles a los cambios que la sociedad contemporánea experimenta en todos sus ámbitos y a la creciente demanda del ser humano actual por respuestas a sus preocupaciones últimas; líderes administrativos, educadores y pastores de la Iglesia de Dios de América Latina y de la hispanidad de los Estados Unidos, reunidos en Tampa, Florida, desde el 06 al 07 de agosto de 2015, con el fin de reflexionar y proponer estrategias pastorales para enfrentar los desafíos contemporáneos de nuestra fe evangélica, TESTIFICAMOS que: 

1.   Los principales signos de la realidad humana actual son: el caos existencial que ha llevado al ser humano a una profunda crisis de identidad y valores, la amenaza generalizada de la injusticia estructural que corrompe nuestras sociedades, y la pérdida del sentido comunitario que ha provocado una crónica individualización y deshumanización.

2.   La situación de nuestra humanidad y sociedades, ha traído consigo una ineludible aparición de alternativas de búsqueda de sentido, sobretodo religiosas, como los movimientos cristianos emergentes; un cambio paradigmático en la comprensión de la vida y el mundo, sobretodo en las nuevas generaciones; una concepción distinta de la vocación y el trabajo; y la configuración de nuevos códigos comunicacionales.

3.   El mundo actual, entendido como el sistema complejo de vida donde habita el ser humano, regido por una serie de estructuras de todo tipo, es el campo de misión de la iglesia que procura la transformación del ser humano y su realidad.

4.   El evangelio de Jesucristo es la alternativa para la salvación del ser humano de su realidad caótica y que la iglesia es la encargada de proclamarlo sin postergación ni exclusión, bajo el poder del Espíritu Santo.

Por tanto, RECONOCEMOS que las personas que lideran la iglesia, en todas sus multiformes expresiones, fueron elegidas por Dios para guiar a su pueblo salvado al cumplimiento de su misión liberadora en el mundo. En nuestro caso específico, los pastores y líderes de la Iglesia de Dios, en todos sus contextos y niveles, han sido elegidos por Dios, para enfrentar y responder, desde la fe, a los desafíos contemporáneos de la sociedad latinoamericana global. Para esto, AFIRMAMOS que son imprescindibles las siguientes acciones:

1.   Reconstruir nuestra identidad cristiana evangélica, basada en el testimonio de la Palabra de Dios y confirmada por la acción presente del Espíritu Santo, que nos ha permitido vivir nuestra insigne experiencia pentecostal. Para que cumplamos la misión transformadora y liberadora de Dios, encarnándonos en nuestra realidad, como lo hizo Jesucristo, y para que también nos distingamos de otras manifestaciones religiosas o de otra índole, a las que no juzgamos, siempre y cuando no lastimen la dignidad del ser humano. Recordando que la violación de cualquier aspecto de la libertad humana nos debe llamar a la denuncia y corrección, por nuestra naturaleza profética.

2.   Incluir intencionadamente a la niñez, adolescencia y juventud en la dinámica de vida de nuestras comunidades eclesiales, históricamente construidas bajo la influencia de paradigmas caracterizados por la hegemonía del adulto, para reproducir más fielmente la comunidad del Reino de Dios predicado por Jesucristo y así responder a las demandas actuales de nuevos modelos sociales más participativos e inclusivos. Dispuestos a cambiar nuestros modelos jerárquicos, por comunidades donde los niños, adolescentes y jóvenes puedan hacer escuchar su voz y ser personas dignas.

3.   Establecer un nuevo sistema de ejercicio ministerial en nuestra Iglesia de Dios, que responda a la exigencia de una sociedad que ha rediseñado su idea de vocación y trabajo. Re-educando a las iglesias locales para que acepten nuevos modelos pastorales y desafiando a los pastores a cumplir cabalmente su tarea misional, obedeciendo al llamado de Dios.

4.   Diseñar nuevos métodos de comunicación de las verdades de la Palabra de Dios, que sean entendidos y aceptados por las personas que viven en este mundo que constantemente configura nuevos códigos comunicacionales. Sin alterar el deseo manifiesto de Dios por salvar a la humanidad. Para esto, debemos optar por recursos contemporáneos, logrando que nuestra predicación sea de mayor impacto y muestre claramente la alternativa de una vida de santidad como la opción que hoy necesitamos.

Por lo expuesto, teniendo a Dios como autor de nuestra entera obediencia y devoción y a América Latina y a la hispanidad de los Estados Unidos como campo de nuestra misión, nos COMPROMETEMOS a cumplir la tarea  de proclamar el evangelio de salvación, que Jesucristo nos encargó, en todo tiempo y lugar, sobretodo en el contexto en el que vivimos. Nos COMPROMETEMOS a reconocer oportunamente el signo de los tiempos y generar los cambios necesarios en el ejercicio de nuestro propósito como iglesia. Nos COMPROMETEMOS a renunciar a viejos paradigmas de desigualdad e injusticia, para aceptar con igualdad de oportunidades en nuestra comunidad, a todo aquel que confiese que Jesucristo es su salvador.   

Todo lo vivido en este tiempo que Dios mismo diseñó, queda registrado de manera sucinta y certera en esta DECLARACIÓN.

Confiamos en el amor del Padre, tenemos nuestra fe en Cristo y vivimos en la esperanza del Espíritu Santo.

 

Tampa, 07 de agosto de 2015


INTERNATIONAL FELLOSHIP OF EDUCATORS AND LEADERS– FIEL VI

CHURCH OF GOD

Being responsive to the changes that contemporary society is experiencing in all its areas and responding to the concerns and growing demands of individuals, we the Hispanic administrative leaders, educators, and pastors of the Church of God in Latin American and the United States gathered in Tampa, Florida, from August 6 – 7, 2015, in order to reflect and propose pastoral strategies to deal with contemporary challenges of our evangelical faith. WE TESTIFY that:

1.    The main signs of the current human reality are the existential chaos that has led man to a deep crisis of identity and value, widespread threat of structural injustice that corrupts our societies and sense of community, which has caused a chronic individuation and dehumanization.

2.    The situation of our humanity and societies has brought an inevitable emergence of alternative search for meaning, especially religious and emerging church movementsa paradigm shift in the understanding of life and the world, especially in the new generationsa different conception of the vocation and work; and configuration of new communication codes.

3.    The current world, understood as the complex system of life which inhabits the human being governed by a series of structures of all kinds, is the mission field of the church that seeks the transformation of man and his reality.

4.    The gospel of Jesus Christ is for salvation for the human being and his chaotic reality, and the church is commissioned to proclaim it without delay or exclusion under the power of the Holy Spirit.

Therefore, we recognize that the people leading the church in all its manifold expressions were chosen by God to fulfill its liberating mission in the worldIn our specific casethe pastors and leaders of the Church of God, in all contexts and levels, have been chosen by God to confront and respondin faithto contemporary global challenges of the Latin American society. For this, we affirm that the following actions are essential: 

1.    Rebuild our evangelical Christian identitybased on the testimony of the Word of God and confirmed by the present action of the Holy Spirit that has enabled us to live our Pentecostal experienceIn order to fulfill the transformative and liberating mission of God, incarnating in our reality, as did Jesus Christ, and to also distinguish us from other religious events or otherwise, which do not judge, provided it does not hurt the dignity of the human being. Keep in mind that upon violation of any aspect of human freedom, because of our prophetic nature, we are called upon to denounce and correct it.

2.    Include childhood, adolescents, and youth in the dynamics of the life of our church communitieshistorically constructed under the influence of paradigms characterized by the hegemony of the adult, to more faithfully reproduce the community of the kingdom of God preached by Jesus Christ, and to respond to current demands for new, more participatory and inclusive social models. Be willing to change our hierarchical models for communities where children and young people can make their voice heard and to be worthy people.

3.    Establish a new system of ministerial exercise in the Church of Godwhich meets the requirement of a society that has redesigned its idea of vocation and work. Re-educate local churches to accept new pastoral models and challenge pastors to fulfill their missionary tasks in obedience to God’s call.

4.    Design new methods of communication of the truths of the Word of God, which are understood and accepted by people living in this world which constantly sets new communication codes without altering the manifest desire of God to save humanity. For this, we must opt for contemporary resources, making our preaching of greater impact, and clearly showing the alternative of a life of holiness as the option we need today.

For these reasons, having God as the author of our entire obedience and devotion and Latin America and the Hispanic United States as our mission field, we commit to fulfill the task of proclaiming the gospel of salvation that Jesus Christ is forever present, especially in the context in which we live. We commit to timely recognize the signs of the times and generate the necessary changes in the performance of our purpose as a church. We promise to give up old paradigms of inequality and injusticeto accept equal opportunity in our community, and to confess that Jesus Christ is Savior of the world.

We recognize that we live in a time which God himself designed, and which is recorded in a succinct and accurate way in this DECLARATION.

We trust in the love of God, we have our faith in Christ, and live in hope of the Holy Spirit.

Tampa, August 7, 2015

El hijo del Director Nacional de Educación Hispana se gradúa

Noticias » Graduaciones 2015

Durante esta temporada se están celebrando graduaciones en muchos estados. Unos alumnos se gradúan del Programa de Certificado en Ministerios Cristianos de los Institutos Bíblicos. Otros, se gradúan de programas de bachillerato o maestría de la Universidad Lee y del Seminario Teológico Pentecostal. Otros, llegaron al final de su jornada de estudios en instituciones distintas.

Deseamos expresar las más sinceras felicitaciones a todos los que con mucho esfuerzo y dedicación lograron sus metas de estudios. Este paso es uno que celebramos y aplaudimos, pues el que se educa, no caduca. Consecuentemente, es necesario que continúen actualizándose mediante la capacitación para el desarrollo de destrezas educativas en general, ministeriales y teológicas. Nunca podemos detenernos en la tarea de aprender para ser mejores, en lo que somos y lo que hacemos, a la gloria de Dios.

Entre los graduados de este año 2015 figura el hijo del director nacional de educación para los hispanos de la Iglesia de Dios, Enrique Adrián De Jesús, Jr. Él se graduó del bachillerato de la Universidad Lee. Su especialización es Psicología. Además, pudo cursar dos concentraciones o énfasis: una en Biblia, y la otra en producción de videos. Felicitamos a Enrique Adrián, Jr. por haber llegado final del principio. ¡Lo lograste en el Señor!

Currículos: Discipulado y Evangelización Hispana/Latina

Alternativas curriculares

El currículum es el proyecto de vida y cultura que toda institución u organismo educativo diseña, organiza e implementa. Uno de los elementos que componen el currículum consiste de los libros de textos a utilizar en cada curso. Durante algún tiempo, hemos estado revisando este elemento en el Proyecto Nacional de Educación para los Hispanos/Latinos de la Iglesia de Dios en Estados Unidos y Canadá.

El curso al que estamos haciendo referencia en este número del boletín es el de Discipulado y Evangelización Hispana/Latina. Esta materia es electiva. El instituto bíblico tiene la prerrogativa de ofrecer, ya sea, este curso o el de Plantación de Iglesias. Los libros de textos requeridos y los complementarios están citados en el Manual del Proyecto Nacional de Educación Hispana del Departamento Nacional de Educación de la Iglesia de Dios, USAMEH.

Todo currículum debe ser relevante, que atienda a las necesidades de capacitación y educación de las gentes en sus propios contextos. Consecuentemente, vamos a incorporar dos libros de texto requeridos en el curso de Discipulado. Consisten de dos guías prácticas de discipulado: una está dirigida a recién convertidos, y la otra es útil para consolidar a los creyentes en los fundamentos de la fe en Cristo. Un aspecto digno de resaltar es que han sido redactadas, diseñadas e impresas por un pastor líder veterano de la Iglesia de Dios, en Honduras y en Estados Unidos, el obispo Florentino Luna. El Rev. Luna es pastor de una de las iglesias más crecientes de la Región Noroeste Hispana, la Iglesia de Dios en San Leandro, California. El ministerio del pastor Luna ha sido clave en la formación de grupos de hogar que centralizan sus enseñanzas y formación cristiana en el discipulado bíblico.

Para más información y pedidos puede referirse a:

105 Dutton Ave. San Leandro, CA
Tel. (510) 913-4897


Para más información sobre oportunidades académicas y educación ministerial en la Iglesia de Dios visite www.usameh.org, la división de educación hispana de la Iglesia de Dios en los Estados Unidos y Canadá. También puede llamar via nuestra línea telefónica directa, +1 (423) 478-7231 [Horarios de oficina: Lunes a viernes, 8 AM – 5 PM].

Hasta llegar al final

Hay un cántico espiritual que cita la expresión “hasta llegar al final”. Este pensamiento está relacionado con el propósito completar la tarea o la obra que uno ha comenzado a hacer. Al comenzar un trabajo, muchas personas concentran frecuentemente su interés y esfuerzo en la primera etapa tomando como criterio de éxito el producto final que esperan obtener. Sin embargo, a menudo se olvidan los procesos, o sea, el cómo se va a realizar la tarea lo cual le resta efectividad a la comprensión del significado de lo que se está haciendo. En ese sentido, se le presta mucha más importancia al producto final que a las posibles maneras alternativas de cómo progresar en el aprendizaje.

Lo anterior se confirma en la declaración que Dios emitirá hacia aquél que en el Día del Juicio Final haya vivido con una identidad santa dando mucho para la gloria de Dios. La misma cita: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor (Mt. 25:23, RV). Lo que verdaderamente habla positivamente acerca de lo que hemos hecho en el Señor es cumplir Su propósito hasta llegar al final. Esto es un reflejo de nuestra innegociable fidelidad a Dios. Terminar bien lo que Dios nos ha encomendado a hacer implica un aumento de la responsabilidad y el compromiso. Si completamos nuestra tarea de manera obediente a la Palabra de Dios, entonces obtendremos la evaluación de “bien”. Dios nos bendecirá aun de manera más abundante, dependiendo si hemos hecho las cosas en fidelidad a Él y sus principios de vida santa, pura, agradable ante Él.

Por eso, hay que terminar lo que empezamos. Hay que culminarlo de la mejor forma. Además, la gente no recordará tanto lo que empezamos. Más bien, resaltará la calidad de lo que hemos finalizado. Cuando centralizamos nuestra acción humana en esta tierra desde el cumplimiento total de la voluntad de Dios en nosotros, entonces, llegará el momento crucial en que seamos hallados fieles delante de Él. Entonces, habremos construido conocimiento poniéndolo en práctica desde una identidad santa, para poder terminar bien lo que Dios nos ha permitido realizar.

Consecuentemente, felicitamos a todos los graduados de los institutos bíblicos, la Universidad Lee, el Seminario Teológico Pentecostal, de las instituciones asociadas a la División de Educación de la Iglesia de Dios alrededor de todo el mundo, y a los que terminaron su jornada de estudios en alguna otra institución académica. ¡Lo lograron! Han culminado esta etapa de sus vidas. Lo mejor está por venir.

– Por Enrique A. De Jesús