En ayuno y oración: Vida de oración de Jesús

Por Revda. Odaris R. De Jesús

Desde niña me llamó la atención la manera de orar de mi Padre. Antes que saliera el sol, ya estaba orando y sólo se podía oír un silbido apacible en el lugar donde estaba arrodillado. Fui creciendo y observando su sincera devoción y cómo dedicaba tiempo a solas con el Señor. Cuando salía el sol, se levantaba a decirle: “Te gané hoy en hablar con Dios”. Mientras crecía pude apreciar que su vida de oración, en ocasiones combinadas con ayunos, traían alegría, gozo y esperanza en medio de cualquier situación que estuviésemos experimentando como familia misionera. Los años que viví en la casa de mi padre declaraban su profundo y apasionado amor en el propósito de seguir los pasos de la vida de Jesucristo. ¿Qué podemos aprender de este ejemplo? Durante el mes de diciembre, dirigimos a la congregación que pastoreamos (entre otros ministerios que lideramos), leímos el libro de Lucas. Así que mayormente mi perspectiva va a ser de este libro, aunque no voy descartar contenidos de otros evangelios sinópticos.

Según la narrativa de Lucas 2:42, Jesús fue criado en seguir e imitar los pasos del Padre Celestial. Esto lo vemos cuando Jesús, teniendo a penas doce años de edad, llega a Jerusalén a celebrar la fiesta de la Pascua junto con sus padres terrenales como era la costumbre judía. Después de celebrar la festividad, los padres de Jesús regresaron a su hogar. En el camino se percataron que Jesús se había quedado atrás. Durante tres días le buscaron, muy probablemente con desesperación. Finalmente, cuando sus padres llegan a Jerusalén de nuevo, encuentran a Jesús en el templo hablando con los doctores de la ley. Como algo normal, sus padres inquieren lo que había ocurrido. Su respuesta fue: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” De acuerdo con las costumbres judías, los muchachos de esa edad hacen el Bar y bat mitzvá, o sea, una ceremonia en la que se convierten en personas 2 responsables de sus propias acciones pues han llegado a nueva etapa de vida. Sin embargo, en el v.51 se presenta la actitud de Jesús como la de un hijo que estaba sujeto a José y María.

Cuando Jesús declara una parte de su misión, advierte que era responsable de participar en los negocios de su Padre celestial. El mismo Hijo de Dios dijo en otra ocasión que su casa (el templo), casa de oración sería llamada. Luego, varios de los Evangelios del Nuevo Testamento mencionan eventos en los cuales Jesús iba a la sinagoga a leer e interpretar las Sagradas Escrituras; a hablar acerca de la buena nueva noticia de salvación; a enseñar acerca del Reino de los cielos; en fin, a modelar una vida de intimidad con el Dios y Padre de todos los que le reconocen en su ser.

Entonces, ¿Qué podemos aprender de vida de oración de Jesús? Jesús siempre cree en la oración y en el ayuno. Al comienzo de su ministerio vemos que oró y ayunó por 40 días. En Lucas 3 y 4 nos relata este evento. Separado de todos y en un lugar apartado, sin distracciones, llega al desierto donde libra grandes tentaciones. Muchas veces en el Nuevo Testamento vemos que Jesús se aparta de sus discípulos para orar, hablar con su Padre celestial.

Es necesario que como creyentes en Cristo practiquemos tanto la oración como el ayuno. El ayuno sirve para purificar nuestro cuerpo; la oración purifica el alma y el espíritu. Actualmente, investigaciones médicas declaran que ayunar es bueno para la salud; nos ayuda a evitar enfermedades crónicas, siempre tomando las medidas necesarias en cada caso. Si Dios siembra en el corazón la intención de ayunar, hay que también considerar las condiciones físicas y de salud. El ayuno debe hacerse con un propósito definido, siempre con la ayuda y dirección del Espíritu de Dios. Estamos viviendo tiempos duros y difíciles en toda la humanidad. Desastres naturales por todo el mundo, rumores de guerra, inmoralidad, tal 3 como dice la Palabra de Dios. Es tiempo de consagrar nuestras vidas cada día más y separar momentos para salir de la rutina cotidiana en una búsqueda apasionada por el rostro del Señor mientras pueda ser hallado. Jesús enseñó a orar a sus discípulos. Los discípulos le piden que les enseñe a orar. Entonces, les da un ejemplo que consiste en varias acciones: adorar; exaltar a Dios; reconocer su grandeza y señorío; rogar por las necesidades básicas, como es el alimento; arrepentirse; perdonar a otros; pedir Su protección en la tentación y que nos libre ella.

A Dios le gusta que nosotros como sus hijos le pidamos sólo a Él pues no comparte su gloria con nada ni nadie. Si pedimos nos da, si le llamamos nos responde. Dios quiera que nosotros tengamos una relación cercana, íntima, de confianza y amistad sincera con Él.

Jesús nos invita a orar. Jesús, modela, enseña y lleva a sus discípulos a practicar la oración. Nos da ejemplo, pero dice que seamos espontáneos, humildes, de tal manera que no sea para avergonzar a otros. En una ocasión un pastor comenzó a orar en voz fuerte divulgando los problemas de las personas de la congregación. Aunque lo hacía sin mala intención, violó la ética de la confidencialidad. La oración no es un momento para exponer los pecados de los hermanos en la fe. Por lo contrario, la oración debe ser para cultivar nuestra relación con Dios y no para presumir que oramos más largo que otros o que usamos palabras elocuentes.

Nuestra actitud debe ser como la de Cristo, humilde, a solas con Dios, separado o en grupos. Esto me recuerda las palabras de oración que salían de los labios de mi padre en forma de susurro; sólo Dios las oía y entendía. El Espíritu Santo nos va a dar las palabras necesarias en el momento que nos dispongamos a orar.

Antes de morir, Jesús oró tan profundamente que su sudor era como gotas de sangre. A veces, nos encontramos en situaciones que tenemos que 4 llorar y gemir ante Dios. Ante todo, debemos asumir la actitud de Jesús que la voluntad de Dios es mejor que la nuestra.

Así, como familia, procuremos cada día modelar a nuestros hijos y congregación que necesitamos orar sin cesar. Si no fuera por esa comunión con el Señor, no sé dónde estaríamos hoy.


Sobre la autora

Rev. Odaris Rodríguez De Jesús es la esposa del Dr. Enrique A. De Jesús, Director de Ministerios Educacionales Hispanos en E.E.U.U. (USAMEH) y Canadá y pastora asistente de la Iglesia de Dios Camino de Vida.

“MIP” Tradicional en español

¡Saludos en el glorioso nombre de nuestro Señor Jesucristo!

Me remito a ustedes para comunicarles una maravillosa noticia de avance en cuanto a los programas en español de formación y educación ministerial en Estados Unidos y Canadá. El martes, 15 de enero de 2019, recibimos la grata comunicación de parte de nuestro liderazgo de educación consistente en que a partir de enero 2019, USAMEH comenzó a administrar y dirigir el programa original/tradicional en español del “MIP” (Programa Ministerial Supervisado).

Como es del conocimiento de muchos, dicha traducción al español del programa “MIP” es un legado que ha sido administrado desde el 1995 por nuestro departamento hermano de Ministerios Hispanos (División de Evangelismo y Misiones en Estados Unidos) que dirige el Dr. Carlos Morán. Después de varias reuniones y diálogos, finalmente nos ha tocado correr con gracia esta milla adicional en el ministerio educativo.

El “MIP” tradicional será reproducido, manejado y puesto a la venta por el departamento de USAMEH. Ya hemos comenzado a recibir pedidos para nuevos grupos de estudiantes hispanos, no sólo de las regiones hispanas sino también de contextos de administración anglo. Próximamente, les estaremos proveyendo más información con respecto a las cuotas y precios.

Desde ya nos hemos propuesto revisar el programa. Para tramitar graduaciones de estudiantes actuales, pueden seguir comunicándose con la Rvda. Débora Ortiz, en Ministerios Hispanos. USAMEH iniciará su gestión 2019 con nuevas admisiones de alumnos. Deseamos continuar dándoles un servicio de excelencia en pro de la formación ministerial de nuestros laicos y ministros con poca o ninguna preparación ministerial/teológica.

Cualquier duda, pregunta o sugerencia, estamos a su servicio en Cristo Jesús, Señor nuestro.

 

Enrique A. De Jesús, Ph.D. Director Nacional Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá

Proclamadores de vida

Por Enrique A. De Jesús

El pecado acarrea condenación y muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Antes estábamos muertos en delitos y pecados, pero ahora que hemos tenido un encuentro personal con el Redentor de la humanidad, nos ha reconciliado con Dios, ha traído paz y esperanza. Él prometió acompañarnos “todos los días y hasta el fin del mundo.

En esto consiste el destino final prometido a los que son fieles a Dios, en que reconociendo al Hijo de Dios como el Ungido enviado por el Padre celestial para perdonar todos los pecados, somos nacidos de nuevo por el agua y el Espíritu de Dios. La operación de limpieza de corazón y santificación continua efectuada por el Espíritu Santo nos hacen aceptables delante de Su presencia. De esta manera, le podemos proclamar tal y como Jesús le llamaba con cariño, además de respeto reverencial, “Abba Padre” (i.e., amado o querido Papito Dios). Igualmente, somos empoderados por Su presencia y autoridad para proclamar el mensaje de salvación y vida nueva en Cristo Jesús Señor nuestro.

Es interesante el hecho consistente en que si nosotros no cumplimos con tan Gran Comisión que nos ha sido delegada por gracia divina, entonces, hasta las piedras podrían hablar (Lc. 19:40). Esto no se refería literalmente a la acción de piedras emitiendo voces o clamores; más bien se refiere a un testimonio simbólico que destila de los monumentos de piedra que el pueblo escogido por Dios dejaba en algún lugar. Dicho testimonio mostraba dónde el Señor se les había revelado con algún prodigio, maravilla o milagro, o algo maravilloso que Dios había permitido construir para su gloria y honra.

En forma paralela a las piedras, la misma naturaleza sirve como instrumento de Dios para testificar de Su plan de amor en rescate de la humanidad. Esto se puede observar en la duración de las estaciones anuales del invierno y la primavera. Según el punto de vista astronómico de una enciclopedia libre en internet (i.e., Wikipedia), el solsticio de invierno se ubica en el hemisferio norte comenzando aproximadamente el 22 de diciembre y culminando con el equinoccio de verano el 21 de marzo; y en el hemisferio sur sería entre el 21 de junio hasta el 21 de septiembre.

Como hemos visto anteriormente, en ambos hemisferios la transición de la estación o época de invierno a primavera es de tres meses. El numera 3 tiene un significado importante en la numerología teológica judía. Algo que es realizado tres veces es considerado como permanente (el concepto aquí es Jazaká). El numeral 3 representa permanencia y estabilidad. También significa paz e integración representando la unión entre el 1 y el 2. Son tres las personas divinas de la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Son tres las dimensiones que componen la integridad del ser humano: alma, cuerpo y espíritu. Fueron 3 los días que el cadáver de Jesús estuvo en la tumba. Fueron 3 los días de cumplimiento en que el Hijo de Dios resucitó entre los muertos. Consecuentemente, pienso que la misma naturaleza parece esperar, clamar y testificar ardientemente del momento en que la gloria de Dios, preparada para los redimidos, se manifieste en sus hijos (Ro. 8:18-22).

Es curioso cómo Dios, el soberano, dueño y Señor Creador del Universo, hizo todo de tal manera que expresara de su amor sublime por todos nosotros. La misma naturaleza sirve a los propósitos de la misión divina de exaltar, adorar, y testificar de la fidelidad de las promesas del Creador para todos los que le reciban en su corazón.

Me parece que no podemos permitir que sólo la naturaleza o las piedras testifiquen del plan redentor de nuestro Dios. No podemos permitir que nada ni nadie nos quite nuestra encomienda dada por Dios. En este tiempo, no podemos darnos el lujo que otros hagan lo que Dios nos ha llamado a hacer: “Id por todo el mundo y predicad este evangelio a toda criatura…” (Mr. 16:15); “…id, y haced discípulos a todas las naciones…” (Mateo 18:19).

Si las piedras y la naturaleza son proclamadores del amor de Dios, cuánto más nosotros debemos cumplir con la misión de Cristo para su iglesia…En este mes en que se avecina la celebración de la Semana Mayor o Semana Santa, sirvamos al propósito de Dios, cumplamos su misión mientras estemos aquí, y vivamos fielmente ante Él como proclamadores de vida.

FIEL USA 2019: Una voz de esperanza educativa hacia la integración y globalización de la misión de la iglesia pentecostal

FIEL USA, acrónimo para la Fraternidad Internacional de Educadores y Líderes, es una entidad de alcance educativo del Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá ubicado en las Oficinas Internacionales en Cleveland, Tennessee. FIEL USA 2019 sentó pautas importantes que sirvieron de referentes cruciales para la realización del Foro Global Latino celebrado en Mesquite, Texas durante julio 31 al agosto 3 del corriente año. Bajo el tema central Redefinición: Una iglesia pentecostal que apunta hacia una misión integrada y global, varios educadores y teólogos hicieron presentación de trabajos de investigación acerca de la realidad eclesiástica en el contexto hispano/latino de Estados Unidos.

Cerca de 200 delegados estuvieron presente. El formato consistió en momentos de devoción y oración intercesora con enfoque en los asuntos a discutir, monografías académicas en torno a los conceptos del tema central, panel de discusión socializada con los conferenciantes, y una dinámica muy particular de este evento, los diálogos de reflexión en mesas redondas. Esto da la oportunidad a todos de tener una voz para argumentar sobre los tópicos presentados. Todos los recursos fueron ministros muy preparados, bien informados y fundamentados en las Sagradas Escrituras.

El simposio educativo marcó una pauta histórica al tratar de ofrecer alternativas genuinas y alcanzables acerca del futuro de nuestra amada Iglesia de Dios. Desde un aproximamiento educativo con fundamentos teológicos, sociales, ministeriales, en fin, multidisciplinario en su naturaleza, los conferenciantes, pastores, educadores, líderes, y todo el pueblo de la Iglesia de Dios que estuvo presente, se reunió para comenzar a poner en acción un verdadero cambio relevante tan necesario de acuerdo con los desafíos de los tiempos y grupos generacionales.

FIEL USA 2019 fungió como una plataforma de diálogo e interpretación en mesas representando la igualdad de todos los miembros de la iglesia de Cristo. Tofos los ministros y laicos se sentaron para compartir apasionada y respetuosamente sus interpretaciones ante asuntos desafiantes que surgieron durante la pasada Asamblea General Internacional 2018. De manera inteligente, sabia, prudente, y armoniosa se consensuó diversas posiciones bíblico-teológicas sobre asuntos como: el concepto de obispo ordenado y su uso; el ministerio y liderazgo de la mujer; la internacionalización de la iglesia; entre otros. En una atmósfera de silbido apacible del Espíritu Santo, los delegados intercambiaron su sabiduría fundamentada en la Palabra de Dios acerca de lo que toda la membresía de la Iglesia de Dios requiere hacer para cumplir efectivamente con el Compromiso “FINISH”.

Este FIEL USA 2019 representó uno de los sueños cumplidos del Dr. Enrique A. De Jesús, presidente de dicha entidad, pues por en esta ocasión las ponencias y presentaciones han sido solicitadas por nuestro Comité Ejecutivo Internacional para usar su contenido integral como suplemento a las expresiones del Foro Global Latino celebrado después de la cumbre educativa. Esto ayudará a sentar bases sólidas en el proceso de reestructuración de nuestra iglesia.

Acerca de este FIEL USA 2019, el Dr. David Ramírez comentó: “Extraordinaria cumbre de FIEL USA 2019 donde destacados teólogos y teóloga ofrecieron tres contundentes ponencias que gatillaron la reflexión y el diálogo sobre el liderazgo de la mujer, la internacionalización de la iglesia y la migración como instrumento de misión”.

Damos toda gloria y honra a Dios por lo que está haciendo y hará para que la Iglesia de Dios continúe avanzando de manera relevante y puntual en el cumplimiento de la Gran Comisión de nuestro Señor Jesucristo y su alcance global.

 

El arte de escuchar

Por Noemí García Sánchez y Enrique A. De Jesús

Somos seres sociales, por lo que las personas necesitamos comunicarnos. La comunicación es el proceso que permite dar o compartir ideas, lo que optimiza la experiencia personal desarrollando al máximo nuestras habilidades. Entonces, ¿cuál es realmente la dificultad dentro de la comunicación?

 

En ocasiones, tal parece que en nuestra labor como maestros en la Escuela Bíblica no logramos llevar el mensaje a nuestros alumnos. Consideremos que en la comunicación es tan importante lo que se dice (comunicación verbal) como lo que no se dice (comunicación no verbal). Lo que se puede poner en palabras es verbal y es el medio más utilizado para comunicarnos objetivamente, mientras que lo no verbal se compone de los gestos que expresan estados anímicos y actitudes personales. Los gestos de afecto y desaprobación influyen sobre nuestra conducta y nos van formando como individuos. Ahora bien, ¿escuchamos lo que se está hablando? ¿Nos escuchamos a nosotros mismos?

 

Oír y escuchar son dos conceptos distintos. Durante el día se oyen muchas cosas, pero mjuy probablemente se escucha poco.  Escuchar significa prestar atención a lo que se oye”, mientras que oír es percibir con el oído los sonidos”. ¿Cuántas veces te has quitado el teléfono de la oreja cuando una persona, un amigo o familiar te habla para contarte sobre un problema o inquietudes que está expresando? Saber escuchar es un hecho activo que conlleva un proceso fundamental para una comunicación eficaz. Saber escuchar es difícil, ya que exige dominio de uno mismo e implica atención, comprensión y esfuerzo por captar el mensaje del otro. Significa dirigir nuestra atención hacia el otro tratando de separarnos por un momento de nuestros propios prejuicios personales (que todos los tenemos), penetrando en su entorno de interés y marco de referencia.

Escuchar es una habilidad que requiere apertura, claridad y deseos de comprender. El balance entre saber escuchar y saber hablar produce el diálogo. ¡Cuán importante para nuestra labor como maestros es esta palabra que conlleva una acción profunda de entendimiento! Escuchar nos hará aprender más cosas en el camino que simplemente hablar. Uno de los mayores errores que cometemos en el área de la enseñanza es creer que los maestros sólo enseñan sin tomar en cuenta que los alumnos les pueden mostrar una infinidad de verdades que aún no conocen. Esto sucede al escucharlos.

Nuestro Señor Jesucristo no dio el ejemplo de escuchar a las gentes, especialmente los que tenían alguna necesidad de salud o salvación. Su intención siempre fue y es la de ponerse en el lugar de la persona necesitada, entenderla, hacerla sentir aceptada y digna de ser atendida. Luego, procedía frecuentemente a preguntarle a la persona con interrogantes dirigidas a una autoevaluación de la necesidad real. Ejemplo de esto lo podemos apreciar en varios encuentros entre Jesús y las personas de los pueblos donde ministraba.[1]

Hay que aprender a escuchar a nuestros alumnos para que nuestros conocimientos y experiencias puedan tener un impacto positivo en el caminar de ellos; entender que no es sencillo convertirse en el destinatario principal de sus ideas. Debemos separar un tiempo específico para asumir el papel de receptor. Solo así podrán mejorar nuestros procesos, expectativas y habilidades dentro de la enseñanza de la Palabra de Dios. Solo así estaremos modelando una de las destrezas más importantes que todo maestro cristiano debe modelar.

Entonces, también es necesario enseñarlos a escuchar partiendo del ejemplo personal como modelo de comunicador eficiente que posee dominio de las habilidades comunicativas; proponer actividades que favorezcan el aprendizaje adecuado para desarrollar la habilidad de escuchar y que esta se convierta en un hábito. Durante la clase, es indispensable la motivación constante para lograr una plena atención. Hay que propiciar el buen entendimiento de todas las partes de los procesos de enseñanza-aprendizaje de tal forma que surja un diálogo maestro – alumno y entre los propios estudiantes, favoreciendo la participación de todos. El maestro debe habituarlos a mantenerse en silencio cuando los otros hablan, a no interrumpir, a solicitar la palabra y esperar su turno para expresarse, a mostrar atención e interés hacia lo que dicen los demás.

Vivimos en una sociedad en la que muchas personas necesitan ser escuchadas. Al ser capaces de escuchar se abre la puerta de la comunicación. Es importante no subestimar la capacidad de escuchar como maestros. ¡Practiquemos la capacidad de saber escuchar!

 

[1] En Marcos 10:46-52, se registra el clamor del ciego Bartimeo cuando escuchó que Jesús iba por uno camino de salida de Jericó. Cuando le trajeron al ciego, Jesús le pregunta “¿Qué quieres que te haga?”. Lo interesante es que viendo la condición física que limitaba su visión, Jesús vio más allá de su aparente necesidad física; miró su corazón.

Mural USAMEH 2018

Inauguración Mural de Exhibición Premio Educador Hispano 2018

El pasado lunes, 12 de febrero de 2018, el Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos asociado a la División de Educación de la Iglesia de Dios, inauguró un mural de exhibición en una de las paredes principales del Edificio de Discipulado y Educación en las Oficinas Internacionales. El propósito principal del lugar de exhibición es mostrar los Premios a Educadores Hispanos en Estados Unidos y Canadá que se han otorgado en varias cumbres educativas nacionales de la Fraternidad Internacional de Educadores y Líderes en USA (FIEL USA). Esta inauguración ha marcado un momento histórico en las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios y en toda la comunidad hispana, ya que es la primera vez en 132 años de historia de nuestra denominación que se designa un espacio oficial con un mural de exhibición en la División de Educación a nivel mundial; esto para reconocer a educadores hispanos/latinos para reconocer dichos educadores (entre los cuales aparecen varias mujeres distinguidas).

Como parte de la ceremonia, el Dr. Enrique A. De Jesús, actual director del Departamento de USAMEH, ofreció un trasfondo bíblico sobre la inscripción y aceptación de nombres de personas en muros del templo de Dios (“Yo les daré lugar en mi casa y dentro de mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo les daré, que nunca perecerá. Isaías 56:5”). Luego, el Dr. David Ramírez, tercer supervisor general asistente y director divisional ejecutivo de la División de Educación expuso un breve y motivador discurso de celebración y afirmación ante una decena de líderes de la cabecera que sirvieron como testigos del evento. Finalmente, se realizó el corte de cinta cerrando con un tiempo de compañerismo y confraternidad acompañados de refrigerios.

El mural ha sido el fruto de la gestión y trabajo de varios años, hasta concluir en un diseño dinámico, contemporáneo, colorido y a la vez transparente que hace referencia al uso de placas en acrílico que pueden actualizarse con facilidad. En el centro del mural aparecen los que han servido como directores del Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos. En la columna de la izquierda, se presentan los premios principales al Educador Hispano USA. Finalmente, la columna derecha presenta placas con los nombres de las menciones honoríficas
de cada evento de premiación.

El Premio al Educador Hispano en Estados Unidos de América se inició durante el FIEL USA 2011, celebrado en el Seminario Teológico Pentecostal de Cleveland, Tennessee, como iniciativa del Dr. Enrique A. De Jesús, actual director nacional de USAMEH. El motivo principal consiste en reconocer públicamente el trabajo abnegado, esforzado y honroso de laicos y/o ministros latinos de la Iglesia de Dios en EE. UU. que se han destacado en el ministerio de la educación cristiana, ministerial o teológica. Después de ser evaluados utilizando varios criterios establecidos, los candidatos al premio y a las menciones honoríficas son electos cada dos años; nominados por los obispos administrativos hispanos en EE. UU.; y seleccionados por un comité multifacético designado para dichos efectos. Ellos se encargan de seleccionar al Educador Hispano USA y a las Menciones Honoríficas.

Los premios se otorgan bianualmente durante la actividad de FIEL USA. Los nombres de los directores nacionales y educadores premiados desde el año 2011 hasta el 2017 son los siguientes:

Directores Nacionales Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos

2006-2008 – Dr. Rodolfo Girón
2008-2010 – Dr. Rigoberto Ramos
2010 al presente – Dr. Enrique A. De Jesús

Premio Educador Hispano USA

2011- Dr. Esdras Betancourt, Dr. Héctor Camacho, Dr. Rigoberto Ramos
2013- Raymond Figueroa
2015- Jacqueline Carpio, Héctor De Ycaza, José Raúl Febus, John Girón, Francisco Jiménez,
Imer Jehú Monroy, Luz Peña, Rubén Pérez Torres, Moyce Polanco y Rafael Robles.
2017- Dr. Rolando Betancourt

Menciones Honoríficas

2011- Lorraine Alton, James Beaty, Herbert Frazier, Bill George, Vessie Hargrave,
William R. McCall, Roland Vaughan.
2013- Víctor Atreche, José Cedillo, Daniel Rivera, Pedro Villareal
2015- No hubo menciones honoríficas
2017- Lemuel Ayala, Taynna Cabrera, Mayra Vega

El Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá
expresa su más sincera admiración hacia todos los Educadores Hispanos que trabajan
arduamente para educar a mas siervos útiles en las manos de nuestro Señor. Gracias por su
trabajo, dedicación y amor por la educación y enseñanza que brinda a nuestra comunidad
hispana.

Alianza interisntitucionales de la Iniciativa de Educación Global

Alianzas interinstitucionales de la Iniciativa de Educación Global: Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos, SEMISUD y SEBIME

Por Dr. Enrique A. De Jesús

Director Departamento Ministerios Educacionales Hispanos en USA

El jueves, 31 de agosto de 2017 el Dr. David Ramírez, Tercer Asistente al Supervisor General de la Iglesia de Dios y Director Ejecutivo de la División de Educación junto el Dr. Otoniel Collins, Director de Campo en Latinoamérica plasmaron sus firmas en los dos documentos de entendimiento educativo por el liderazgo representativo de varias instituciones y entidades educativas latinas de la Iglesia de Dios a nivel global.

Uno de los acuerdos entre USAMEH y el Seminario Sudamericano en Quito, Ecuador, resalta la administración conjunta de un programa online práctico (módulo de enriquecimiento) en Plantación de Iglesias. El otro acuerdo entre USAMEH y el Seminario Bíblico en México, responde a necesidades de equivalencias y transferencia de créditos además de la continuación de estudios a nivel superior. Estos y otros desafíos emergen a raíz de la movilización de grupos migratorios hispanos a dichas zonas circundantes de México. La meta principal de estas alianzas consiste en unificar ofrecimientos de las instituciones educativas de la Iglesia de Dios a nivel global para intercambiar recursos humanos y materiales, fortalecer relaciones interpersonales e interinstitucionales de la denominación, y fomentar la integración curricular enfocada hacia ministerios especializados.

Los acuerdos firmados son un paso de acción estratégica según el Compromiso FINAL contextualizado a la educación hispana en Estados Unidos de América y otros países latinos. Representa otro fruto del digno esfuerzo en equipo de Ministerios Educacionales Hispanos y colegas presidentes de instituciones hermanas de la Iglesia de Dios en Latinoamérica. ¡A Dios sea toda gloria, honor y majestad expresado a través de la unidad de su pueblo para extender la buena noticia de su Reino en esta tierra!

El Dr. Enrique Adrián De Jesús, director del Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en Estados Unidos y Canadá (USAMEH) fungió como testigo.

El Cambio es necesario

El cambio es necesario

Por Enrique A. De Jesús

Cuando algo o alguien actúa de manera diferente a la usual, se dice frecuentemente que ha ocurrido un cambio en su conducta u operatividad. Muchas cosas pueden cambiar. Por ejemplo, el ser humano puede cambiar su manera de pensar; su manera de vestir, su forma de comportarse frente a las personas (dependiendo quiénes sean), entre otras posibilidades. En ocasiones, el cambio puede ser intencional o puede ser incidental, o sea, a consecuencia de algún evento particular que marca la urgente, necesaria o esperada redirección cara a asuntos desafiantes de la vida.

Recientemente, varias zonas del Caribe y Estados Unidos de América han experimentado huracanes. Para los que hemos estados monitoreando su trayectoria y función, el huracán es un fenómeno natural que representa una amenaza aparente para las personas que lo experimentan. Hemos visto en las noticias las consecuencias funestas y dolorosas provocadas por el embate de los huracanes que ha transcurrido por las ciudades de Houston, estado de Texas, las islas del Caribe, y el estado de Florida, inclusive de otras áreas circunvalantes. Para los que hemos estado en zonas donde han pasado huracanes, el ambiente parece desolador, desesperanzador y aterrador.

Por otro lado, el huracán provoca varios cambios en el entorno por donde pasa. Dichos cambios son necesarios y casi nunca se aprecian porque la mayoría de las personas o desconocen sobre el tema o no pueden ver físicamente sus implicaciones. Una noticia del “Weather Channel” (Canal de televisión sobre el clima) menciona varios ejemplos sobre los cambios necesarios y positivos de un huracán: 1) Los vientos llevan lluvia a áreas que están peligrando por sequía; 2) Deshacen bacterias y algas rojas oceánicas (i.e., son unas plantas tóxicas que dañan la salud de las personas, los peces, aves, entre otros organismos); 3) Provee balance al calentamiento global (ayudan a que los glaciares no se derritan, traen equilibrio movilizando el calentamiento ecuatorial); 4) Abastecen barreras de arena para las islas; 5) Abastecen y distribuyen semillas de plantas para las tierras. Estos ejemplos son unos pocos pues la lista no es limitada.

En mi intento por contextualizar lo previo, el cambio es necesario cuando algo no está funcionando en la iglesia o el ejercicio de los ministerios. A lo largo de los 34 años de ministerio que Dios me permitido disfrutar para la gloria de Su nombre, he escuchado muchos discursos, conferencias y foros cuyos objetivos principales apuntan hacia la realización de un cambio en alguna dinámica ministerial. Por ofrecerles un ejemplo concreto, durante muchas décadas se ha estado funcionando en muchas iglesias (no en todas) el paradigma de evangelización de transmigración. Esto consiste básicamente en hacer eventos especiales dentro de los templos, invitando a personas que ya conocen a Cristo como Salvador personal, y que en su mayoría son miembros de otras congregaciones. Después de la actividad, muchos de estos miembros, se mueven a una iglesia que supuestamente se está plantando en cierto lugar.

De repente, se planta una iglesia con miembros de otras, resultando la evangelización en una de transmigración de membresía en vez de un proceso de verdadero rescate de almas perdidas sin esperanza ni salvación. “De cierto, de cierto os digo” (Jesucristo en la Santa Biblia) que realmente no se ha cumplido con la Gran Comisión, ni se ha plantado una nueva iglesia. Esto denota la necesidad de un cambio de pensamiento, de sentir, y de acción para cumplir dicha Gran Comisión.

Aunque podría parecer un poco radical mi ejemplo anterior, es una realidad innegable en muchos contextos, particularmente de Estados Unidos. Si embargo, esta breve reflexión nos lleva a reiterar y confirmar que hace falta un cambio en nuestros paradigmas tradicionalistas, los que no funcionan. El huracán parece algo indeseable y que hasta muchos piden la oración para que se disipe. No obstante, verdaderamente es un mal necesario que traerá renovación y balance.

De la misma manera, nuestro Señor Jesucristo dijo que era necesario que sus seguidores, creyentes, ministros, e iglesia pasaran por diversas pruebas para que nuestra fe sea perfeccionada como el oro y aprendamos a depender de Él enteramente y para siempre. La dinámica de las pruebas y las tribulaciones sientan las bases para que en medio de la tormenta vemos el cambio positivo que Dios desea hacer en nosotros, nuestro entorno y su iglesia. ¿Con qué propósito? Para alcanzar al perdido con un testimonio verdadero de fe sencilla; para predicar con denuedo y solidez su Palabra; para libertar a los cautivos de corazón y espíritu, así como nosotros estábamos en el pasado cuando el Espíritu de Dios no habitaba en nosotros; para experimentar Su Año agradable (Lucas 4). Por tanto, culmino repitiendo, el cambio es necesario…

Clamor por una identidad integral del liderazgo III Por: Enrique A. De Jesús, Ph. D.

Mientras vivimos en este momento histórico de la humanidad, tanto el liderazgo eclesiástico como el de otros ambientes organizacionales enfrentan elementos presionantes de corrupción. Estos se reflejan en forma de tentación para obtener ganancias deshonestas, falsos contratos o títulos de propiedad de terrenos o edificios, obsesión por el poder y la ocupación de posiciones de influencia, entre otras formas semejantes. 

Como lo indica George (2004), existen otros muchos conflictos que representan más desafíos personales que todo líder íntegro debe superar, tales como: dirigiendo en forma equilibrada, balanceando su vida profesional y familiar, asumiendo actitud de apertura y honestidad a la hora de recontar sus presiones en cuanto al buen mantenimiento de un matrimonio saludable y otras relaciones interpersonales, una crianza sólida de los hijos, y el desarrollo de amistades adecuadas mientras viaja. Si el líder no enfrenta estos desafíos con una identidad balanceada o equilibrada, entonces podrían fácilmente aminorar su efectividad en los procesos de toma de decisiones dentro de la organización en que se desempeña. Además, podría drenar su organización hasta tal punto que socavaría sus fundamentos terminando ambos en destrucción total. 

Un liderazgo con basamento en una identidad y carácter genuinos, transparentes e íntegros pueden servir como plataforma alternativa para promover la revitalización de la educación, las relaciones sociales adecuadas, un estilo de vida sano en comunidad, y la integridad personal del líder. La identidad de cada individuo se asocia íntimamente con el carácter que se manifiesta a través de las actitudes, decisiones y acciones que toma éste. De acuerdo con Zimmerman (2001) el carácter es una “cualidad peculiar, o la suma de cualidades mediante las cuales una persona u objeto se distingue de otros. Es una mente fortalecida; resolución; individualidad; una cualidad moral; los principios y motivos que controlan la vida.” Conocer la individualidad de uno mismo es fundamental para que la persona entienda su carácter y el de otros, y cómo reaccionar ante los eventos y situaciones de vida. Tomar una conciencia más profunda de uno mismo a través del discernimiento del Espíritu Santo mediante la autorreflexión a  la luz de la Palabra Divina, podría ayudar a la sociedad actual a ser más feliz y vencer ña violencia, el miedo, y los ciclos de odio (Zimmerman, 1999).

Por otro lado, Krejcir apoya que el carácter del ser humano enfrenta diariamente experiencias de vida a través de la adversidad. Declara que el carácter que está basado en una relación creciente de vida en Cristo producirá una combinación sinergética del fruto del Espíritu de Dios. Por consiguiente, el Espíritu de Dios es el que provoca un proceso de desarrollo continuo de una espiritualidad que se origina en principios bíblicos y se demuestra a través de una vida práctica a la imagen de Dios. Para Krejcir, el carácter es una combinación congruente entre lo que somos y lo que hacemos. Favorece un alineamiento de vida de manera que nuestra conducta es similar a la de Cristo. Menciona que el “carácter es lo que somos para Dios mismos y para aquellos que están alrededor nuestro. Es el yo real… Como la comunidad de cristianos que somos debemos demostrar al mundo la forma de la verdad de Dios mediante el testimonio de su carácter. Esto muestra a una sociedad depravada, una que está confusa y en búsqueda de la verdad espiritual dondequiera qu la puedan encontrar, que la verdad está en nosotros (Krejcir, 2002, para. 2).

CONTINUARÁ…

Reunión anual de ALEAL 2016

Cada año la junta de la ALEAL (Alianza para la Educación en Latinoamérica de la Iglesia de Dios) celebra su reunión presencial. Este año 2016 correspondió al hermoso y amable país de Guatemala. La fecha de reunión fue del 4 al 8 de diciembre del corriente año.

Los miembros integrantes de la ALEAL están conformados por los presidentes de las escuelas o seminario principales de Latinoamérica, Caribe Hispano. También forman parte de la ALEAL dos entidades educativas de Estados Unidos, a saber, el Centro de Estudios Latinos del Seminario Teológico Pentecostal y el Departamento de Ministerios Educacionales Hispanos en EE.UU. y Canadá (USAMEH) de la División de Educación de la Iglesia de Dios a nivel internacional. 

Uno de los puntos de agenda para esta reunión consistió en darle seguimiento al cohorte doctoral de Latinoamérica en asociación con el Seminario de Cleveland, Tennessee. Además, se configuraron muchas otras políticas y procedimientos relacionados con el avance de la educación superior ministerial y teológica de líderes latinoamericanos de la Iglesia de Dios. 

De parte de USAMEH, felicitamos al Dr. Francisco Jiménez, presidente de ALEAL, al Dr. Carlos Canizalez, miembro anfitrión, y a todo el cuerpo de liderazgo y pastoral de la Iglesia de Dios Evangelio Completo en Guatemala por atendernos con tanto esmero y dedicación.